la poesía

no escribo nunca sobre poesía, ni sobre el poeta, ni de su relación con el poema, ni con el verso, ni con todo eso. Pero hoy lo haré. Porque por fin, el otro día, dos amigos, el mismo día, casi al unísono aunque de forma secuencial, me hablaron de mi poesía. O de mi poética.

El caso es que ambos coincidían en un análisis y en una frase: mis poemas no transmiten una mierda.

Eso, claramente, me dolió. Dos veces en un día, dos malas críticas, un poeta, un ego…. Dios, duele, compañeros, duele. AAAAAAAaaaaaaaaaaaaaahhhhgggggarrrrrggghhhh CUANTO DOLOR. Pena, rabia, hidrofobia, no se como describir como un poeta, con peaso de ego como el mío, trataba de encajar dos golpes así. Todos estos años escribiendo para conseguir transmitir NADA. Mierda.

Uno, en estos momentos, da vueltas. Bueno, es normal, no tienes por qué gustarle a todos, la poesía es así, tienes que aprender a encajar estos golpes…

en fin, lo típico.

Bueno. yo que se  a que venía todo esto. Supongo que debo reflejar lo que la gente opina sobre lo que escribo, sea bueno o malo y tal.

Yo sigo, a ver si consigo tranmitir algo y no en morse.

Anuncios