Inmadurez

Mi inmadurez occipital
me hace resolver
todas tus dudas
y soy un mentiroso
en New York City
y aquí,
sí también aquí
soy un mentiroso
y en los anocheceres de Madrid.

.
Dame razones
como brillos de melenas
que jamás tendremos.
Sí, dame razones
y después
echemos la culpa
a mi inocencia capital,
la que perdí una noche
en un garito
de New Orleans
¿o fue en Orcasitas?
No recuerdo.

Destrozame.