Un poema de amor que son tres

éste es un poema sólo a dos voces, pero en realidad la idea es que se puedan leer las dos voces tanto por separado como juntas y que las tres versiones tengan sentido. Pues eso. El poema, tal y como se debe publicar es la última versión que aparece en este post

ELLA

¿Por qué cuando veo tu cara
me acuerdo de la nieve?

Que raro se me hace
pensarte sin rostro
que raro se me hace pensarte,
sólo, pensarte.

Cuando sólo quiero agitarte
contra la nieve
o contra la luz.

Tengo tu cara,
grabada en mis poros
como una válvula que impide
que se cierren.

Tenemos tiempo
para fundir la nieve
con nuestros rostros enfrentados
y jugar a ser cenicientas
para perder los zapatos
y que nadie los encuentre.

Caminaremos, descalzos
sobre la nieve,
blanca, fría,
húmeda, nuestra,
seguros, solos,
sin volver a decir
lo siento
una sola vez.

Porque ahora te entiendo.

ÉL

Pierdo tu voz en el cielo, en el mar, en los azules,
en el tiempo, en la brisa, en el sol
en la tierra, en los abrazos, sí pierdo tu voz
en los abrazos y me arropa y la necesito

tu voz como mis propios fracasos
como los sueños cubiertos de alcohol
como la creación de los sueños
como el aliento
como tu retina en la mía
como las tardes de manta y sofá

necesito tu voz, en mi oído y en mi tacto,
en el espacio intercostal
sólo, para poder sentirme vivo
ahora

y azul
y cristal
y verde
y piedra
y amor
y caricia
y luna
y océano
y amor
y tiempo
y sol
y rojo
y universo
y luz
y amor
también.

Porque te
entiendo, ahora

DOS VOCES 

¿por qué cuando veo tu cara
me acuerdo de la nieve?

Pierdo tu voz en el cielo, en el mar, en los azules,

Que raro se me hace

en el tiempo, en la brisa, en el sol

pensarte sin rostro

en la tierra, en los abrazos, sí pierdo tu voz

que raro se me hace pensarte,

en los abrazos y me arropa y la necesito

sólo, pensarte.

tu voz como mis propios fracasos
como los sueños cubiertos de alcohol

Cuando sólo quiero agitarte

como la creación de los sueños

contra la nieve

como el aliento

o contra la luz

como tu retina en la mía
como las tardes de manta y sofá

Tengo tu cara,

necesito tu voz, en mi oído y en mi tacto,

grabada en mis poros

en el espacio intercostal

como una válvula que impide

sólo, para poder sentirme vivo
ahora

que se cierren.

y verde

Tenemos tiempo

y piedra

para fundir la nieve

y amor

con nuestros rostros enfrentados

y caricia

y jugar a ser cenicientas

y luna

para perder los zapatos

y océano

y que nadie los encuentre.

y amor

Caminaremos, descalzos

y tiempo

sobre la nieve,

y sol

blanca, fría,

y rojo

húmeda, nuestra,

y universo

seguros, solos,

y luz

sin volver a decir

y amor

lo siento

también.

una sola vez.

Porque ahora te entiendo

Porque te
entiendo, ahora

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s