Cotidiano

COTIDIANO AMOR PARA CORAZONES COTIDIANOS.  

Cotidiano, 
cotidiano, 
cotidiano, 
cotidiano, 
cotidiano. 

Amor cotidiano. 

Cotidiano, 
cotidiano, 
cotidiano, 
cotidiano, 
cotidiano. 

Corazón cotidiano. 

Cotidiano, 
cotidiano, 
cotidiano, 
cotidiano, 
cotidiano. 

Besos cotidianos aplacando odios cotidianos. 
Caricias cotidianas creando excepciones cotidianas. 
Labios cotidianos que no paran de aprender a amarte. 
Mimos cotidianos llevándose rutinas cotidianas. 

Hoy, cariño cotidiano.  
Mañana, recorreré los miles de laberintos cotidianos  
para llegar de nuevo a tu corazón cotidiano. 

* Poema publicado en mi primer libro “Poemas para berberechos” publicado por Editorial Diedycul

Nuevo proyecto de libro de poemas

Creo que ya puedo dar por finalizado mi proyecto de libro de poemas que se llama “Las derrotas”, es corto, pero mi amigo Rodrigo Córdoba se ha puesto a trabajar en hacer unas ilustraciones en él que creo que hará que sea un libro a medias que merecerá la pena. Si todo sale bien, espero que el libro salga en una edición pequeña, pero casi como libro objeto, ya veremos, pero estoy ilusionado en hacer un libro a medias con Rodrigo, el ilustra, yo poemo. Así que queda cerrado “Las derrotas”.

La novela está casi terminada, faltan algunos flecos y un capítulo que estoy terminando, pero ya sí que sí, en breve estará finalizada y la pasaré a editores para que me den su opinión y ver si es posible su publicación. Me ha quedado algo entre novela negra y novela pulp. Me gusta, ahora sólo falta que a la gente también le guste, claro, jejeje.

El caso es que hablando con mi cuñado, un gran tipo aunque lo parezca (como diría mi amigo Bolo), sobre uno de mis últimos poemas “sonrisa cuántica” me propuso otro tema de física cuántica sobre el que construir un poema. Como mi cuñado Jaime es uno de los tipos más inteligentes que conozco y de los más curiosos, acepté el reto y le escribí un poema sobre el tema que me propuso. Yo, particularmente, controlo entre poco y nada de física cuántica, pero como curioso que soy, me leo sesudos artículos sobre ello aunque no consigo comprender más que los conceptos fundamentales y nunca, pero NUNCA, consigo descifrar las extrañas formulaciones realizadas alrededor de este apasionante tema. Los conceptos de la física y de la química me parecen apasionantes, pero soy incapaz de comprender las formulaciones y algunos conceptos que lamentablemente, por demasiado “técnicos”, se me escapan. Pero me disperso. El caso es que tenía por ahí también unos poemas escritos en honor y loa de uno de los fotógrafos que más admiro de la historia de la fotografía: Muybridge. Uno de los padres del cine y sobre todo de los dibujos animados, loado sea ahora y siempre. También se los pasé a Jaime (mi cuñado) para que los leyera y sorprendentemente me dijo que en ninguno de ellos (ni los de física cuántica, ni los de la luz) erraban mucho en los conceptos utilizados (de uno de ellos llegóa a afirmar que le ponía los bosones de punta). Así que me dije, pues voy a construir un nuevo libro de poemas en el que utilice terminología de la física (clásica y actual), así ha nacido “Berberechos cuánticos” y en eso estoy trabajando junto a mi pequeña novela pulp que espero terminar este mismo fin de semana en un primer envite.

¡Ea!, gracias Jaime.

Pero ¿aún no me has escuchado en la radio?

Pues resulta que hace unas semanas (el 10 de febrero de 2012) mi buena amiga Maribel tuvo a bien invitarme al programa de radio Veus Anònimes de radio Sabadell para hablar de poesía, de La Vida Rima y de Eva Gallud con la que estuve compartiendo espacio radiofónico. Gracias a Patuka, a Jordi y a Maribel por tan magnífico momento.

Podéis escuchar el programa completo pinchando en el enlace de más abajo.

http://alacarta.radiosabadell.fm/RSPodcast-V1.0/audio/dpk_8963_43.mp3

Berberecho derrotado

SONRISA CUÁNTICA

Sonrisa cuántica
tristeza fractal
caricias geométricas
y mi corazón poligonero
comiendo cristal
a ritmo de reggaeton

Un millón de amantes
comparten hamburguesas
en el McDonalds del barrio
y de nuevo tu sonrisa cuántica
me dice que no podremos
comernos las estrellas
y menos una a una
como habíamos planeado.

Calor seco y nauseabundo
arropando cuerpos
en un centro comercial
de cualquier extrarradio
y nuestras sonrisas cuánticas
chocan una y otra vez
provocando un siniestro total
en todos los vehículos emancipados.

Un poema de amor que son tres

éste es un poema sólo a dos voces, pero en realidad la idea es que se puedan leer las dos voces tanto por separado como juntas y que las tres versiones tengan sentido. Pues eso. El poema, tal y como se debe publicar es la última versión que aparece en este post

ELLA

¿Por qué cuando veo tu cara
me acuerdo de la nieve?

Que raro se me hace
pensarte sin rostro
que raro se me hace pensarte,
sólo, pensarte.

Cuando sólo quiero agitarte
contra la nieve
o contra la luz.

Tengo tu cara,
grabada en mis poros
como una válvula que impide
que se cierren.

Tenemos tiempo
para fundir la nieve
con nuestros rostros enfrentados
y jugar a ser cenicientas
para perder los zapatos
y que nadie los encuentre.

Caminaremos, descalzos
sobre la nieve,
blanca, fría,
húmeda, nuestra,
seguros, solos,
sin volver a decir
lo siento
una sola vez.

Porque ahora te entiendo.

ÉL

Pierdo tu voz en el cielo, en el mar, en los azules,
en el tiempo, en la brisa, en el sol
en la tierra, en los abrazos, sí pierdo tu voz
en los abrazos y me arropa y la necesito

tu voz como mis propios fracasos
como los sueños cubiertos de alcohol
como la creación de los sueños
como el aliento
como tu retina en la mía
como las tardes de manta y sofá

necesito tu voz, en mi oído y en mi tacto,
en el espacio intercostal
sólo, para poder sentirme vivo
ahora

y azul
y cristal
y verde
y piedra
y amor
y caricia
y luna
y océano
y amor
y tiempo
y sol
y rojo
y universo
y luz
y amor
también.

Porque te
entiendo, ahora

DOS VOCES 

¿por qué cuando veo tu cara
me acuerdo de la nieve?

Pierdo tu voz en el cielo, en el mar, en los azules,

Que raro se me hace

en el tiempo, en la brisa, en el sol

pensarte sin rostro

en la tierra, en los abrazos, sí pierdo tu voz

que raro se me hace pensarte,

en los abrazos y me arropa y la necesito

sólo, pensarte.

tu voz como mis propios fracasos
como los sueños cubiertos de alcohol

Cuando sólo quiero agitarte

como la creación de los sueños

contra la nieve

como el aliento

o contra la luz

como tu retina en la mía
como las tardes de manta y sofá

Tengo tu cara,

necesito tu voz, en mi oído y en mi tacto,

grabada en mis poros

en el espacio intercostal

como una válvula que impide

sólo, para poder sentirme vivo
ahora

que se cierren.

y verde

Tenemos tiempo

y piedra

para fundir la nieve

y amor

con nuestros rostros enfrentados

y caricia

y jugar a ser cenicientas

y luna

para perder los zapatos

y océano

y que nadie los encuentre.

y amor

Caminaremos, descalzos

y tiempo

sobre la nieve,

y sol

blanca, fría,

y rojo

húmeda, nuestra,

y universo

seguros, solos,

y luz

sin volver a decir

y amor

lo siento

también.

una sola vez.

Porque ahora te entiendo

Porque te
entiendo, ahora

Poético el partido de fútbol

Pues sí, en un alarde de poder sorprender a una audiencia cada vez más difícil, un colectivo de poetas se ha metido a celebrar el que será el tercer partido internacional de fútbol entre poetas.

En esta ocasión, tan magno evento convocará a Poetas inéditos vs. Poetas publicados

Detrás de esta maravillosa idea están las cabezas, creo, del gran Batania y del no menos grande Giovanni Collazos, dos de los mejores poetas que actualmente transitan por las calles de Madrid (ambos en el bando de los Poetas inéditos). No se por qué extraña razón han pensado que yo juego al futbol y me han invitado (para el bando de los Poetas publicados).

He de confesar que yo, normalmente practico menos deporte que los bancos del parque, pero siempre osado, he aceptado la invitación y el domingo 12 de febrero de 2012 a las 17 horas, se me podrá ver trotar tras un elemento esférico que rodará de pie en pie sin sentido aparente. Será en mi antiguo barrio, por cierto, en La Elipa, en su viejo polideportivo.
Barrio que sí me vió jugar a distintas disciplinas deportivas en tiempos ya muy pretéritos, como fueron mis pasos por la liga infantil de beisbol de la Comunidad de Madrid y algún que otro pinito en las canchas de baloncesto locales. Pero como digo, en el presente, de deporte: cero.

Y es que uno, aunque se coserva con un aspecto casi casi casi de lozano adolescente (recuerden ustedes a Steve McQueen en la película de los 60 “The Blob” en la que aparecía haciendo un personage de inocente teenager con el rostro más duro que el de los propios policías, si el podía por qué yo no), francamente mi forma física no pasa por uno de los momentos más álgidos, debo confesarlo. Es posible que tras unos breves 3 minutos de ligero trotecochinero  por el campo de juego, este poeta esté a punto de vomitar su propio hígado, pero ¿quién dijo miedo?

Como la idea me parece divertida y seguro que pasaremos un buen rato riéndonos de nosotros mismos, he decidio participar como maestro del balonpié y además querido contribuir con una serie de carteles que levanten la moral y el ánimo del equipo de los poetas publicados. Nada original, algo rapidín y jocoso, cargado de ironía y modificando carteles ya existentes que he pillado por ahí. Un aquí te pillo aquí te mato.

VENCEREMOS.

Aquí va a haber algo más que metáforas.

A continuación los primeros.