Dentro de unos daños, todos seremos colaterales.

En un millón de daños
recogeré todos los enemigos,
como aquél o aquél,
para devolverlos a las casas vacías
de dónde nunca debieron emigrar.

En un millón de daños
tú y yo amamantaremos desprecios
pero sin que nos aborden pesados insectos
atraídos por los trozos muertos
de nuestras vergüenzas.

En un millón de daños
querría haber labrado todas las paredes
para recoger los frutos que en sus surcos
pudieran medrar.

En un millón de daños
habremos vomitado miles de girasoles
provocando lágrimas de trigo
que arrastrarán las penas.

En un millón de daños
todos seremos colaterales
y sonreiremos hartos de tragar lavabos.

De mi libro “Pecado de silencio” publicado por la editorial Poesía eres tú (2008).




Dentro de unos daños, todos seremos colaterales. (VIDEO de Patty de Frutos realizado con este poema y voz de Isabel García Mellado)

Anuncios

Mañana, Barcelona

Mañana estaré por la noche en Barcelona, concretamente en el ciclo que la gente de PUBCN monta en Freedonia. Estaré junto a Txus García, Abel E. Cantero y Laura G. de la CIA. Gente de mucho nivel y espero estar a la altura. Será a partir de las 20:30 en Freedonia (C/Lleialtat 6, metro Para.lel L2-L3).

Si estáis por Barcelona y os apetece pasar un buen rato con preformance, poesía y cabaré ya sabéis.

Pero no se vayan todavía, que aún hay más.

El 14 estaré junto a Eva Gallud, Leire Olmeda, Víctor LaGounda, Agustín Calvo Galán, J. Jorge Sánchez, Mónica Caldeiro, Mag Márquez y Abel E. Cantero en una fiesta poética en la que presentaremos el proyecto editorial de La Vida Rima, : LVR[ediciones. Será a partir de las 21:00 horas en la mítica asociación La Papa (C/Tapioles 12) gracias de nuevo a la gente de PuBCN.

Pero para apretar la agenda un poco más, la gente de Radio Sabadell que lleva el programa de poesía Veus Anònimes, me ha invitado para grabar un programa con ellos que se emitirá en febrero. Casi ná. Peaso de finde en Barna.

Así que estoy acojonado y allí iré con mis berberechos debajo del brazo a defenderlos, espero estar a la altura de tanto buen escritor y escritora.

Tiempos duros

Éste es un poema de hace tiempo. Tendrá así como 5 años o más. Salió publicado en mi primer libro “Poemas para berberechos” que aún se puede conseguir pidiéndolo a la editorial que lo publicó, Diedycul,  directamente (podéis verlo y pedirlo AQUI). La verdad es que es un libro al que quiero mucho y que me gusta mucho. Ahora mi querido amigo Seve (al que le debo muchas cosas y muy buenos momentos) se ha empeñado en ponerle música a algunos de los poemas que se publicaron en él, musicar mis berberechos y están quedando de puta madre (con perdón). Así que me ha servido como reencuentro y releyendo el libro me topé con este poema que creo que viene muy a cuento con los tiempos que corren.

TIEMPOS DUROS

Tiempos duros

Los policías empujan

los sueños contra las paredes

abren sus piernas e inspeccionan

cuidadosamente, por seguridad.

.

En la ciudad alguien

se llevó un día todas las estrellas

y ahora su cielo es solo oscuridad

.

Sin pies

Sin cabeza

.

El diablo pide ahora perdón

por dejar que nosotros

hagamos su trabajo

.

Hay marejada

en las alcantarillas

de nuestras esperanzas

y las tormentas de odios

no nos dejan ver los corazones

.

Sin cabeza

Sin pies

.

Las jóvenes curan las heridas

producidas por antiguas represiones

bebiendo sin control alcohol barato.

.

En algún lugar la gravedad

no es tenida en cuenta

y se alzan sonrisas.

.

Sin Pies

Sin cabeza

.

Dios olvidó crear bondades

y ahora fabrica drogas

que adornan nuestras realidades.

.

Los ángeles lloran débiles culpas

sin que nadie recoja sus lágrimas.

.

Sin cabeza

Sin pies

.

Los locutores asaltan a los neonatos

en las esquinas de la esquizofrenia.

.

Lejos de sus pesadillas,

los banqueros compran armas

con las que los más torpes

terminarán patéticas hazañas

.

Sin pies

Sin cabeza

.

Los perros se tatúan palabras de amor

en sus lomos depilados con laser

.

Duelen los amaneceres

retransmitidos desde

satélites hirsutos y pacatos

.

Sin cabeza

Sin pies

.

Todo parece bueno

Todo parece ser bueno

Todo parece estar bueno

Todo está para satisfacernos

.

Sin pies

Sin cabeza

Ahora él ya no es así

Él ya no es así.

Está muy lejos del tiempo y el momento que quedó encerrado en esta fotografía.

Ahora él no puede ver los balones por culpa de un flequillo que, indomable, se lo impide.

Ahora el acero atraviesa el lóbulo de una de sus orejas. Ahora sus dientes se han alineado y juntado formando una sonrisa aún más bonita.

Ahora las chicas cuchichean y ponen caras raras cuando él pasa a su lado.

Ahora su tía le descubrió unos pelos en sus axilas. Ahora él es más alto que su madre, que su abuela, que su tía, que su hermanastra (como a él le gusta llamarla).

Ahora él comienza a alejarse de mi camino porque el suyo se vislumbra cercano. Ahora le echo de menos más a menudo porque sencillamente está construyéndose. Ahora él me sigue abrazando, pero menos segundos y eso se nota.

Ahora su voz se está volviendo grave. Ahora él quiere aprender a montar en moto. Ahora no puedo ayudarle con los deberes porque no llego. Ahora él usa su propia colonia. Ahora él ya no me agarra la mano cuando paseamos, ni siquiera cuando cruzamos una calle. Ahora pasa largos momentos solo en el baño.

Ahora él mira las tetas de otra forma. Ahora él escribe de otra forma. Ahora él viste otra forma. Ahora él mira de otra forma.

Ahora se me hace más difícil desprenderme de él. Ahora me duele porque muchas veces no me busca.

Ahora él sigue siendo superman, sólo que vuela más alto.

Foto tomada a superman por mi hace 3 años.

El extintor


 

El extintor ahora,

se ha vuelto imperdonable

Justo en el momento

en el que fleté un barco

para tratar de alcanzarte.

 

Voy tan detrás siempre.

Tras el cierre obligado

de todas las puertas.

Tras el apagado cadencioso

de las bombillas

de bajo consumo.

 

No, es verdad,

ahora ya no consumo.

 

Nuestro extintor inabarcable

de reducido interés.

Nuestro extintor inacabado

de rojo desprestigio.

Nuestro extintor imperdonable

de frío tacto.

 

Sabes tantos secretos

como los extintores de las esquinas

No es demasiado pedir

otro incendio incondicional

o tal vez

algo de suelto para un café.