Un poema de Diego Ávila

Vuelan la gaviotas,

alto,

las miramos desde abajo;

-¡qué espectáculo!

Nos maravillamos

pensando

en la grandeza de

Dios,

ya sabéis,

el Creador del Cielo y de la Tierra.

Miramos a las gaviotas

volar

y ellas

en respuesta

nos cagan en los ojos

y

en la boca

y

en el alma.

Diego Ávila, de su libro No profanar el sueño de los versos

(editorial Poesía eres tú, 2009)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s