Notas de cuando nos separamos (un poco)

Ahora que no se me ocurre nada que escribir, publico estas pequeñas notas escritas tiempo atrás, no mucho, pero pasado ya sin duda, cuando mis problemas eran otros. Unas breves notas de un momento muy distinto.

Ahora que soy consciente de que soy capaz de causar daño, recuerdo los dolores de tripa ante la espectativa de realizar un examen. Duelo y quizás por eso me refugio en los caramelos Sugus (de piña, siempre) y en las costras en las espinillas tras una tarde de correr tras un balón.

Refugio en las fotos descoloridas y en las risas regaladas porque sí, porque había que reírse. Rodillas rozadas y manos sucias por arrastrarnos por el suelo, arrastrarno persiguiendo hormigas o canicas, pero nunca por algo o alguien. Lo malo fue descubrir que algunas miradas no eran sólo de complicidad y sin darnos cuenta, comenzar a hacernos daño.

No quiero decir que no debas acercarte, ni que no debas acariciarme, no. Es otra cosa. Me acuerdo cuando los miedos eran sólo por el malo del barrio o un suspenso. No me vas a creer, pero aún sueño con malas notas y profesores que castigaban con golpes, aún así, reconozco que allí no había dolor.

Un poco de separación, sólo un poco y un abismo de dolor. Se que puedo hacer cosas e incluso hacerlas bien, aunque ya no pueda correr sin comenzar a jadear a los 10 segundos. Puedo abrazar miedos y tormentas para acabar con ellos.

Por cierto ¿a ti también te gustaba el algodón de azucar?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s