Notas de cuando nos separamos (un poco)

Ahora que no se me ocurre nada que escribir, publico estas pequeñas notas escritas tiempo atrás, no mucho, pero pasado ya sin duda, cuando mis problemas eran otros. Unas breves notas de un momento muy distinto.

Ahora que soy consciente de que soy capaz de causar daño, recuerdo los dolores de tripa ante la espectativa de realizar un examen. Duelo y quizás por eso me refugio en los caramelos Sugus (de piña, siempre) y en las costras en las espinillas tras una tarde de correr tras un balón.

Refugio en las fotos descoloridas y en las risas regaladas porque sí, porque había que reírse. Rodillas rozadas y manos sucias por arrastrarnos por el suelo, arrastrarno persiguiendo hormigas o canicas, pero nunca por algo o alguien. Lo malo fue descubrir que algunas miradas no eran sólo de complicidad y sin darnos cuenta, comenzar a hacernos daño.

No quiero decir que no debas acercarte, ni que no debas acariciarme, no. Es otra cosa. Me acuerdo cuando los miedos eran sólo por el malo del barrio o un suspenso. No me vas a creer, pero aún sueño con malas notas y profesores que castigaban con golpes, aún así, reconozco que allí no había dolor.

Un poco de separación, sólo un poco y un abismo de dolor. Se que puedo hacer cosas e incluso hacerlas bien, aunque ya no pueda correr sin comenzar a jadear a los 10 segundos. Puedo abrazar miedos y tormentas para acabar con ellos.

Por cierto ¿a ti también te gustaba el algodón de azucar?

Inmadurez

Mi inmadurez occipital
me hace resolver
todas tus dudas
y soy un mentiroso
en New York City
y aquí,
sí también aquí
soy un mentiroso
y en los anocheceres de Madrid.

.
Dame razones
como brillos de melenas
que jamás tendremos.
Sí, dame razones
y después
echemos la culpa
a mi inocencia capital,
la que perdí una noche
en un garito
de New Orleans
¿o fue en Orcasitas?
No recuerdo.

Destrozame.

Amor manual – de Ángel Muñoz Rodríguez

Bueno, pues ya está en la calle uno de los libros de poesía que más me apetecía ver publicados este año. Se trata del libro “Amor manual” de mi buen amigo Ángel Muñoz “Voltios”.

Este perico comenzó a publicar hará un par de años y no ha parado. Como muchas veces le dije, normalmente publicó con un exceso de impaciencia lo que al final hizo que no obtuviera los resultados esperados. Pero esa es otra historia. El caso es que tuve el placer de cederle una fotografía para la portada de su anterior libro, el segundo, “Como Ulises en una cacharrería”. Un libro más que correcto que apuntaba hacia donde quería llevar su poética (que palabro más pedante ese de “poética”, no me gusta, no). Un buen día le comenté, junto a Antonio Díez y frente a unas cuantas cervezas que, aunque su libro nos parecía cojonudo (el de Ulises) le faltaba un toque de poesía propia, de hacer de poeta. Que se parecía en exceso a la poesía que realiza David González (al que admira) y todos sus acólitos y que quizás debería tratar de encontrar su propio camino literario sin dejarse influir tan directamente por aquellas personas a las que admira literariamente. No se si aquella conversación sirvió para algo, lo que sí se es que al cabo de unos meses me pasó unos nuevos poemas sobre los que estaba trabajando y ese trabajo me entusiasmó. Atrás quedaban los poemas excesivamente narrativos y trabajaba las metáforas con esmero, así como el ritmo y la musicalidad de los versos. Aquellos poemas se quedaron como mero ejercecicio de Ángel y luego los fue modificando, mejorando y agrupando en este libro que se ha puesto a la venta “Amor manual”. Un libro rico en imágenes, en recuerdos, en conceptos, en poesía, en música. Un libro que sorprenderá, sin duda, a quien se acerque a él.

He tenido el honor de participar en este libro. Esta vez haciendo el epílogo (jejeje recuerdo una noche junto a Nares Montero y Eva Gallud hablando de ese epílogo y de a cuantas personas se lo había pedido Ángel, pero eso lo contaré en otra ocasión). Así que un estudio un poco más profundo puede leerse comprando tan magnífico libro que ha tenido a bien publicar la gente de Talentura (Mariano Zurdo & friends), con una fotografía en portada del propio Ángel, con prólogo de Alejandro Céspedes e ilustraciones de Carlota Moraleda. Un lujo de libro que hará redescubrir a Ángel Muñoz, con su nuevo hacer poético que como digo es excelente y apunta hacia una de las trayectorias más interesantes de uno de los poetas españoles actuales. Podéis adquirirlo ya en la librería on line La Clandestina

Buena poesía que podremos disfrutar el próximo día 27 de octubre de 2011a las 20 horas en la librería La Independiente (C/Espíritu Santo 27, Malasaña, Madrid), en la presentación de este magnífico trabajo. Allí estaré para apoyar a mi amigo y mejor poeta Ángel y volver a disfrutar con sus poemas.